press

Cuando el ruido se convierte en música

Tres
BLACKOUT # 18 - Concierto para Apagar
2005 MauMau Underground

Solemos entender el silencio como la ausencia de sonido y la oscuridad como la falta de luz. Ambos conceptos se suelen definir mediante la ausencia de su opuesto, pero nunca se entienden como presencias en sí mismos.
El pasado domingo 18, Tres nos invitó a escuchar el silencio y a ver la oscuridad de la sala Maumau Underground de Barcelona, para la que organizó su Concierto para Apagar nº18.
Investigador incansable entorno al silencio, Tres se ha dedicado plenamente a este fenómeno desde 1985, el cual aborda desde diferentes campos: música, performance, vídeo, happening, etc.
Los Conciertos para Apagar consisten en una desfragmentación de la contaminación acústica y lumínica de la sala donde se realiza la acción. La luz y el ruido se descomponen sonido por sonido; luz por luz, de tal manera que el espectador/a puede percibir todos los componentes que forman a ambos. Neveras, ventiladores, extractores; y por la otra parte, una a una, toda la iluminación de la sala, paulatinamente, van desapareciendo, dejando al espectador/a en un interesante estado de relajación.
El objetivo es llegar, o al menos intentar llegar, a la oscuridad o al silencio absolutos, algo que John Cage persiguió incesante a lo largo de su carrera, utópicamente.
Una vez la sala está a oscuras y en silencio, es cuando empieza el concierto. Un concierto de lo cotidiano. Los sonidos de la calle y de salas ajenas penetran en el espacio. Sonidos que en otro contexto se considerarían como “ruido” se convierten en los instrumentos del concierto: los pasos de alguien que camina en la habitación de arriba; el eco de un perro ladrando a lo lejos... una experiencia equiparable a los haikus de Basho: sutiles, simples y que, desde la cotidianidad más insultante, nos trasladan a cuestiones trascendentales.
Tres ha realizado sus Conciertos para Apagar en varios espacios. Ha apagado, instituciones culturales como el CCCB o La Casa Encendida. Pero también ha apagado locales y bares como en este caso, Maumau Underground. Me parece un hecho a resaltar ya que en cada sala, la acción toma unas dimensiones diferentes a todos los niveles.
En una época en la que la cultura se ha convertido en una mercancía, es maravilloso poder disfrutar del arte fuera de los marcos institucionales. Acciones como ésta en este tipo de espacios son las que hacen el arte cada día un poquito más cercano.

Cristina Garrido

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Tres: tres@elsilencio.com
web design: cristina casanova
web master: jaume presas