press

MALDITO SILENCIO

Por Blanca Rego
Mediateletipos.net
Julio 2008

Tres es un artista sonoro que hace tiempo que trabaja sobre el concepto del silencio. Tuve la oportunidad de ver uno de sus conciertos para apagar hace unos siete años, unos eventos que consistían en conseguir el silencio total en la sala. En aquella ocasión (en el hall del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona) apagó el aire acondicionado, proyectores de vídeo, modems, ordenadores, máquinas expendedoras, extractores, monitores, lectores de Cds y todas las luces. El silencio fue lo más absoluto posible, así como la oscuridad.

Aunque sus actividades en torno a este tema son variadas y continuas, no volví a ver una de sus acciones hasta el sábado pasado. El evento se anunciaba bajo el título Maldito Silencio, aclarando en dos líneas que se trataba de 'Una acción extrema. Una metáfora sónica para destruir ciertos silencios', sin más explicaciones, así que no sabíamos exactamente qué íbamos a presenciar.

Nos acercamos al local donde tenía lugar la performance, una pequeña galería con sus paredes inmaculadamente blancas, a excepción de tres papeles pegados al fondo, tan blancos como la pared. El público era escaso, y Tres hizo entrada con una pistola y una caja con balas y se puso unos cascos anti-ruido. Cargó la pistola y empezó a pegar tiros contra la pared forrada, aunque no parecía algo discriminado, sino con cierta lógica y método. Personalmente, nunca había escuchado tiros en vivo y en directo (a excepción de los de las escopetas de las tómbolas), y puedo asegurar que el estallido es atronador, no me saqué ni durante un segundo los dedos de los oídos. Más allá del propio ruido, había obviamente segundas lecturas relacionadas con temas como la violencia y la ruptura (el flyer de la exposición incluía una imagen titulada 'I'm a dead man' en la que se veía a un hombre yaciendo en la plaza de Tiananmen).

Tres siguió con el ritual durante un buen rato, vaciando la recámara del arma una y otra vez sobre los papeles colocados en la pared y volviendo a cargar la pistola, creando un agujero tras otro hasta que se acabaron las balas. Entonces empezó a observar el resultado, cogió un rotulador y comenzó a dibujar líneas entre los agujeros, después de unos momentos, esas líneas empezaron a tomar forma de letras, hasta que finalmente se pudo leer el patrón geométrico creado a partir de los impactos: Maldito Silencio.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Tres: tres@elsilencio.com
web design: cristina casanova
web master: jaume presas