prensa

El artista y músico Tres rompe su silencio en La Taché

LUNES, 24 SEPTIEMBRE 2012

JUAN BUFILL
Barcelona
El músico y artista plástico llamado Tres inaugura temporada en La Taché, la nueva galería que Carles Taché ha abierto junto a la que lleva su nombre, en el local que antes albergó primero la galería Senda y luego el Espai 2nou2. A Tres lo conocí en 1984, cuando era músico de rock de vanguardia y su grupo Klamm era uno de los pocos de Barcelona dignos de atención, en consonancia con lo que entonces representaban Talking Heads en Nueva York y King Crimson en su etapa más new wave. Entonces llegamos a colaborar en un programa de Estoc de pop (TV3) que incluía un videoclip rodado en el faro de Montjuïc donde los riffs de guitarra coincidían con imágenes aceleradas de la luz girando en la noche.
Tres y sus compañeros de Klamm metían buen ruido en su música, pero en los años 80 lo que se promocionó con altavoces fue la movida madrileña –esa que ha degenerado en fenómenos como el novio de Alaska, la neofolklórica–, mientras que los mejores músicos de pop y rock (Décima Víctima, los Cardiacos, Sergio Makaroff y el más experimental Klamm, entre otros) eran tontamente marginados.
Tres intervino en interesantes sesiones de música improvisada en locales como Metrònom, por ejemplo, pero el 15 de mayo de 1985 decidió guardar un silencio indefinido. El silencio de Tres duró bastante más que el de John Cage, que se reducía a unos minutos. Su voto de silencio artístico se prolongó durante trece años. A partir de 1998 este autor barcelonés comenzó a manifestarse de nuevo, pero siempre mediante acciones silenciosas.
Algunas de ellas de cumplimiento harto difícil, por ejemplo un cóctel silencioso y otros actos multitudinarios to- talmente silenciosos que organizó y realizó. También son suyos algunos autorretratos fotográficos de carácter silencioso, pero con sentido crítico, como uno en que aparecía tirado en suelo como un hombre “sin techo”, apa- rente cadáver ante un Palacio de Justicia. La pieza, llamada Estoy muerto, se dirigía a la indiferencia de los ocupantes de ese edificio, más palacio que justicia. Ocupantes silenciosos.
Ahora Tres ha decidido acabar del todo con su silencio, y lo ha hecho ruidosamente, disparando con una pistola dentro de la galería, en la tarde de la inauguración, contra trece cuadros vacíos, silenciosos, que aún cuelgan en La Taché junto a otras manifestaciones plásticas del silencio. Sólo que ahora los cuadros están rotos o quemados por esas balas que eran de fogueo, pero balas.
Tres considera que la situación actual no está para guardar silencio. Aceptar silenciosamente lo que está ocurriendo es tal vez tan criminal como en su día lo fueron las resignaciones ante el nazismo y el estalinismo. Así que se acabó el silencio. Tres expone, entre otras piezas, periódicos vaciados, donde hay voces, ruido y también mucho silencio. La Taché Gallery. Consell de Cent, 292. Hasta el 29 de septiembre.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Tres: tres@elsilencio.com
web design: cristina casanova
web master: jaume presas